¿El déficit de sueño se encuentra asociado a la obesidad?

Home / blog / ¿El déficit de sueño se encuentra asociado a la obesidad?

¿El déficit de sueño se encuentra asociado a la obesidad?

shutterstock_189959210

La importancia de dormir adecuadamente está claramente documentada, aunque lamentablemente en nuestra sociedad, la mayoría de las personas no duerme la cantidad de horas necesaria. El sueño es importante tanto para la salud física como para el cerebro, específicamente. A nivel físico, el déficit de sueño se encuentra asociado a la obesidad, a un mayor riesgo de diabetes [1] y riesgo de presión alta [2]. A nivel cerebral, el sueño afecta a la corteza prefrontal -nuestro funcionamiento ejecutivo-, lo que genera síntomas similares a los observados en el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) [3]; impide nuestra capacidad para tomar decisiones, regular nuestras emociones; y dificulta el proceso de consolidación de la memoria [4]. Por consiguiente, es muy importante cuidar tanto la cantidad como calidad de nuestro sueño. Los adultos necesitamos dormir entre siete a nueve horas diarias; los adolescentes entre ocho y 10; los niños en edad escolar entre nueve y 11; y los niños en edad preescolar entre 10 y 13.

Sin embargo, para asegurarnos de que este sueño sea calidad, tenemos los siguientes tips:

  • Tenga horarios regulares para ir a dormir y despertar.
  • Tenga su habitación lo más oscura posible al dormir, pero permita la entrada de luz natural en la mañana.
  • Haga ejercicio, pero evítelo las últimas 3 horas antes de dormir.
  • Evite consumir alcohol, cigarrillos o cafeína, especialmente las últimas 3 horas antes de acostarse.
  • Evite estar expuesto a pantallas y luz intensa antes de dormir. Intente desconectarse de las pantallas de los celulares, computadoras.
  • Tenga su habitación en el mayor silencio también.
  • Tenga su habitación bien ventilada.

Referencias

[1] Knutson, K. L., Spiegel, K., Penev, P., & Van Cauter, E. (2007). The metabolic consequences of sleep deprivation. Sleep medicine reviews, 11(3), 163-178.

[2] Ogawa, Y., Kanbayashi, T., Saito, Y., Takahashi, Y., Kitajima, T., Takahashi, K., & Shimizu, T. (2003). Total sleep deprivation elevates blood pressure through arterial baroreflex resetting: a study with microneurographic technique. Sleep, 26(8), 986-989.

[3] Diamond, A. (2013). Executive functions. Annual review of psychology, 64, 135.

[4] Walker, M. P. (2009). The role of sleep in cognition and emotion. Annals of the New York Academy of Sciences, 1156(1), 168-197.

Manténte informado de nuestros cursos y novedades, suscríbete a nuestra lista de correo

Start typing and press Enter to search

young-adults-istock_000007697684_medium1