La importancia del lóbulo frontal: el caso de Phineas Gage

Home / blog / La importancia del lóbulo frontal: el caso de Phineas Gage

La importancia del lóbulo frontal: el caso de Phineas Gage

phineas-gage-como-vemos-damosEl caso de Phineas Gage constituyó un eje central dentro del estudio del cerebro. En la antigüedad las investigaciones sobre el cerebro se realizaban con animales, como ratas, ya que no se podía extrapolar determinantemente los resultados obtenidos a los seres humanos porque se consideraba un reto estudiar el cerebro de una persona viva.. La lesión sufrida por el joven permitió revelar funciones cerebrales previamente hipotéticas, como el control de impulsos. A partir de este accidente fortuito, la ciencia se hizo la siguiente pregunta: ¿cuál es la función exacta del lóbulo frontal en el ser humano?

El incidente
Phineas Gage, un joven de 25 años de edad, y capataz de la construcción de una nueva línea férrea para la empresa Ferrocarril Rutland & Burlington, en Vermont, Nueva Inglaterra, sufrió un accidente el 13 de septiembre de 1848 que cambiaría la historia del estudio del cerebro [1].
Es importante acotar que, dentro de sus labores, se contemplaba la colocación de cargas explosivas en agujeros dentro de las rocas. Para ello, estos agujeros debían ser llenados con pólvora y tapados con arena. Por último, Gage colocaba una barra de metal sobre ellos y ejecutaba la detonación. Pero, este día, el joven olvidó introducir la arena y apretó el detonador [1].

Siendo las 16:30 horas, ocurrió una explosión en el puesto de trabajo de Gage. La pólvora dinamitó todo lo que había a su paso: rocas y tierra volaron con toda fuerza, arrasando con cualquier objeto en su ruta destructiva. Phineas Gage se encontraba en ese lugar. Una barra de metal de 6 kilogramos, de 3 centímetros de diámetro y 1 metro de largo, fue expulsada a toda velocidad a 30 metros de distancia. En su trayectoria, la barra alcanzó a Gage: atravesó la mejilla izquierda del joven, penetró el lóbulo frontal y perforó la parte superior del cráneo a su salida. Hasta ese momento, el joven Phineas Gage había sido descrito como eficiente en sus labores del trabajo [1].

El capataz sobrevivió al accidente y se mantuvo consciente, mientras le relataba a los demás los detalles del accidente. “La crónica de la época relata incluso, que habló a los pocos minutos, un periódico local destaca la frase “si habló como si no tuviera un agujero en su cabeza”.” [1].
Aproximadamente una hora después, el doctor John Martyn Harlow llegó a la escena para prestarle atención médica al joven Gage. El 18 de noviembre, casi dos meses después, Phineas Gage se mostraba significativamente recuperado (por ejemplo, caminaba por la plaza del pueblo). La última visita que realizaría el doctor Harlow sería en 1849, dejando constancia del buen estado de salud de Gage. Serían 17 años sin noticias de Gage, hasta que, en 1866, la madre de Phineas Gage pudo brindarle los detalles de los sucesos transcurridos en ese tiempo [1].
Phineas Gage trabajó durante 8 años en Valparaíso, Chile. En 1859, viajó de regreso a Estados Unidos. El año siguiente, sufrió una serie de crisis de epilepsia, que lo llevaron a la muerte [1].

El cambio de conducta
En 1868, durante la reunión anual de la Massachusetts Medical Society, el doctor Harlow presentó una descripción de los cambios en el comportamiento de Gage:
El equilibrio entre sus facultades intelectuales y sus instintos animales parece haber sido destruido. Él es irregular, irreverente, entregándose en ocasiones a la blasfemia más grosera (…), manifestando muy poco respeto por sus compañeros, incapaz de contenerse cuando entra en conflicto con sus deseos, en ocasiones pertinazmente obstinado, pero caprichoso y vacilante, ideando muchos planes de futuro, que son abandonados antes de ser ejecutados por otros que parecen más factibles” [2]

El daño en el lóbulo frontal y el cambio de conducta en Phineas Gage abrieron una incógnita: ¿las estructuras del lóbulo frontal podrían tener funciones de planificación, razonamiento, control de impulsos, toma de decisiones y comportamiento social? [3] En la actualidad, reconocemos la importancia del lóbulo frontal, como el centro de la autorregulación, toma decisiones, control inhibitorio, planificación y razonamiento, entre otros. El caso de Phineas Gage abrió la puerta para la continuación de estudios en la zona frontal del cerebro y la confirmación de funciones alta complejidad alojadas en este órgano.

Referencias
[1] Molina, F. (2012). El caso Phineas Gage, una revisión de la historica de la neurobiología. Alcmeon Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica, 17(3), 227-248. Recuperado de https://www.alcmeon.com.ar/17/67/04_molina.pdf
[2] Haidt, J. (2001). The Emotional Dog and Its Rational Tail: A Social Intuitionist Approach to Moral Judgment. Psychological Review, 108(4), 814-834. Recuperado de http://ist-socrates.berkeley.edu/~maccoun/LP_Haidt.pdf
[3] Damasio, H., Grabowski, T., Frank, R., Galaburda, A., & Damasio, A. (1994). The Return of Phineas Gage: Clues About the Brain from The Skull of Famous Patient. Science, 264(5162), 1102-1105. Recuperado de http://web.missouri.edu/~segerti/1000H/gage.pdf

Manténte informado de nuestros cursos y novedades, suscríbete a nuestra lista de correo

Start typing and press Enter to search

el sueñola luz azul