¿Qué saben los maestros sobre Neuroeducación?

Home / blog / ¿Qué saben los maestros sobre Neuroeducación?

¿Qué saben los maestros sobre Neuroeducación?

neurotodoEn la década de 1990, empezó un movimiento en educación llamado “aprendizaje basado en el cerebro”, que trataba de unir la neurociencia y la educación; y, junto con los hallazgos científicos de la denominada “década del cerebro” despertaron la curiosidad de los docentes respecto a cuáles eran los descubrimientos científicos que podían ayudarlos a guiar su trabajo en el aula.

 

Hoy en día se conoce que la neurociencia tiene un papel importante en la reforma de la educación, ya que las investigaciones neurocientíficas brindan ideas y estrategias que nos permiten mejorar la calidad de vida y las habilidades de aprendizaje de nuestros estudiantes [1].

 

Un cuestionario aplicado en el 2014, por “Wellcome Trust”, fundación Británica que apoya a investigadores a responder cuestionamientos científicos, encontró que el 91% de los profesores usaba sus “conocimientos” sobre neurociencia para aplicarlo en la enseñanza y el aprendizaje [2]. El problema con esta práctica consistió que sus “hechos neurocientíficos” eran solo teorías que la comunidad científica no había avalado en su totalidad.

 

En Latinoamérica ocurre el mismo problema.  Investigadores del Centro Iberoamericano de Neurociencias, Educación y Desarrollo Humano – CEREBRUM estudiaron a 3,451 profesores de Argentina, Chile, Perú y otros países latinoamericanos, y encontraron que el 50.7% de profesores falló en identificar conocimientos validados sobre el cerebro, siendo Perú el país con más errores. Esta investigación coincide con los resultados encontrados por otros autores en el Reino Unido y Países Bajos [2].

 

En la actualidad, se incrementa el número de universidades e instituciones de educación superior no universitaria, que han caído en la reproducción de  los llamados  neuromitos “deliberada distorsión de los hechos establecidos científicamente” (OECD, 2002) [6], debido a la aparición de profesionales que interesados en la neurociencia recogen, sin mayor sustento, teorías del aprendizaje basadas en el cerebro para las cuales aún no hay evidencia de la comunidad científica [3].

 

Cerebrum, como institución que tiene una rigurosa selección de los contenidos que brinda en sus Programas de formación basada en los hallazgos de instituciones calificadas como la Sociedad Internacional Mente, Cerebro y Educación (IMBES), cuyo Consejo consultivo tiene como miembro a nuestra directora Anna Lucia Campos, debemos advertir del peligro que supone una formación basada en neuromitos que podría tener un impacto negativo en el aprendizaje [2].

 

Es importante mencionar que no solo los docentes caen en los neuromitos, todos somos vulnerables a ellos. Una investigación de la Universidad de California estudió las respuestas de dos grupos de personas quienes dieron mayor credibilidad a un artículo sobre un hallazgo científico solo porque contenía la imagen de un cerebro [5].

 

La próxima vez que vea una noticia en el periódico con la imagen de un cerebro o le ofrezcan un programa de formación basado en los aportes de la neurociencia, pregúntese primero, ¿cuál es su sustento científico? ¿Será un neuromito?

 

 

 

Referencias

 

[1] Zadina, J. N. (2015). Psicología Educativa. Psicología Educativa, 21(2), 71–77. DOI: http://doi.org/10.1016/j.pse.2015.08.005

 

[2] Dekker, S., Lee, N. C., Howard-jones, P., Jolles, J., Kalbfleisch, L., & Mason, G. (2012). Neuromyths in education : Prevalence and predictors of misconceptions among teachers. Frontiers in Psychology, 3(429), 1–8. DOI: http://doi.org/10.3389/fpsyg.2012.00429

 

[3] Simmonds, A. (2014). How neuroscience is affecting education : Report of teacher and parent surveys. Wellcome Trust, (January), 1–11.

 

[4]Gleichgerrcht, E., Luttges, B. L., Salvarezza, F., & Campos, A. L. (2015). Educational Neuromyths Among Teachers in Latin America. Mind, Brain, and Education, 9(3), 170–178.

 

[5] McCabe, D. P., & Castel, A. D. (2008). Seeing is believing: The effect of brain images on judgments of scientific reasoning q , qq. Cognition, 107, 343–352. DOI: http://doi.org/10.1016/j.cognition.2007.07.017

 

[6] OECD. (2002). Understanding the Brain: Towards a New Learning Science,Comprende le cerveau: vers une nouvelle science de l´apprentissage. Paris: OOECD

 

 

Manténte informado de nuestros cursos y novedades, suscríbete a nuestra lista de correo

Start typing and press Enter to search

yelling_anger1Logo Dana en manos-1